Archivo de la categoría: Viajes

Cauterets, mucho más que un centro de esquí

Cauterets es una ciudad que, en principio, puede relacionarse con uno de los lugares baratos para esquiar. Si bien es cierto que, a pocos kilómetros de Cauterets encontraremos un centro de esquí perfectamente organizado y favorecido por el paisaje, la meteorología y los buenos precios, el lugar abunda en otras alternativas.

En Cauterets, además de los deportes de invierno, vamos a encontrarnos con rutas de senderismo espectaculares y bien señalizadas, balnearios de aguas termales y una ciudad bella en sí misma por su arquitectura art nouveau y su gente amable.

Uno de los lugares más baratos para esquiar: Cauterets

Esquiar no suele caracterizarse por ser una actividad barata. Muchas veces, para los amantes de la nieve y la adrenalina, esquiar o hacer snowboard, resulta prácticamente imposible.

En Cauterets, el centro de esquí se encuentra a pocos kilómetros de la ciudad, en el Valle de Lys. Para llegar hasta allí se dispone de un teleférico, conocido popularmente como «los huevos», por la forma de las cabinas. Durante un agradable trayecto hacia la altura pirenaica, «los huevos» nos trasladarán durante 12 minutos hasta el centro de esquí de Lys. Existe otro sector en la zona, en el Pont d’Espagne, donde se puede practicar esquí de fondo, o hacer salidas con raquetas de nieve. Sin embargo, la temporada de nieve, en el sector de Pont d’Espagne, acaba más temprano, mientras que en Lys, la nieve se mantiene hasta finales de abril.

El precio del teleférico arranca de los 10 euros ida y vuelta. En la taquilla se compra el pasaje junto con el forfait deseado de esquí y snowboard. Los forfaits, van desde 20 a 34 euros según la dificultad de las pistas que se deseen utilizar. Además de las pistas, verdes, azules, rojas y negras, en Lys hay un snowpark apasionante, con rampas de diversa magnitud para los fanáticos del snow.

El centro cuenta con pistas de todos los niveles de dificultad. Variadas. Con medios de elevación adecuados. Aerosillas, alfombras deslizantes, sogas de traslado. Hay una terraza con servicio de cafetería y buffet y un sector con taquillas y baños. Las taquillas cuestan 3 euros.

La belleza es sobrecogedora. Los Pirineos, que aquí se enmarcan en un Parque Nacional, no decepcionan jamás. Sólo ir hasta allí, para disfrutar del sol en la terraza de la confitería, ya vale de por sí la pena. Esquiar, desde 0 e ir progresando paulatinamente, mucho mejor.

Alquiler de equipos de esquí y snowboard

Todo es muy fácil de gestionar y tanto en el arranque de las telecabinas, como al llegar arriba al centro de esquí o incluso en la ciudad, los operadores y la población en general son muy solícitos y prestos a dar una mano al visitante.

Arriba, en el centro, no hay comercios de alquiler de equipos. Si es necesario alquilar los equipos ya sea de esquí o snowboard, esto debe hacerse en el pueblo. Hay muchos empresas que se dedican a esto. Nosotros fuimos directamente a lo de «Bernard» porque habíamos leído excelentes referencias. Realmente un personaje estupendo (pronto se jubila, así que a no perder el tiempo e ir a esquiar a Cauterets). Dedicado con optimismo y seriedad, nos brindó una atención personalizada y equipos adecuados y en perfectas condiciones.

El alquiler se paga al final de la estadía, cuando se devuelven los elementos. Todo el equipamiento de esquí y snowboard, para 2 personas, durante 3 días, nos costó 100 euros, lo que aporta a la conclusión de que, esquiar en Cauterets, es uno de los lugares más baratos.

Cómo llegar a Cauterets en transporte público

Este encantador poblado, postal viva de la «belle époque», se encuentra a unos 35 km de la ciudad de Lourdes hacia el interior de los Altos Pirineos y en la región de Midi-Pyrénées.

Desde la Gare (Estación de Lourdes) sale regularmente el autobús 965 que tiene como destino final la antigua estación de Cauterets. Un edificio de madera, histórico. Una muestra arquitectónica del pasado de este lugar.

No sólo uno de los lugares baratos para esquiar, Cauterets, destino de intelectuales y poetas

Hace poco más de un siglo, Cauterets ya era un destino famoso elegido por intelectuales y poetas. No por su centro de esquí en aquel entonces, sino por sus aguas termales de reconocidos efectos sobre la salud.

A Cauterets solían acercarse a pasar su tiempo libre, relajarse o inspirarse, George Sand, Victor Hugo, Chateaubriand, e incluso Napoleón III y su familia.

Balnearios de agua termales en Cauterets

Después de una mañana de intenso movimiento e intentos de dominar con nuestras piernas los esquíes o la tabla de snowboard, nada más placentero que zambullirse por horas en los baños termales.

Las aguas termales de Cauterets, son históricamente curativas, llenas de minerales propicios para la salud respiratoria, para problemas oftalmológicos y para músculos y articulaciones.

Dentro de Cauterets, además de favorecernos de uno de los lugares baratos para esquiar, vamos a encontrarnos con varios balnearios de aguas termales. Hay piscinas al aire libre a temperatura constante de 34 grados con chorros de hidromasaje de diversa potencia y a distintas alturas e incluso desde el suelo de las albercas.

Hay piscinas interiores también y, en Bains de Rocher que fue el que elegimos, se pueden pasar 2 reconfortantes horas literalmente a todo vapor. Allí, además de los baños, se puede acceder al sauna, al hammam y sacudirse bajo contrastantes duchas escocesas.

El precio para pasar 2 horas en las instalaciones de Les Bains de Rocher es de 19 euros. Nos pareció accesible y el servicio, el personal y las instalaciones, impecables.

Rutas de trekking en Cauterets

Como si todo lo anterior no bastara para unos días de viaje de relax, deporte y diversión, en Cauterets podemos encaminarnos un poco más allá en nuestra aventura.

Hay varios senderos y todos se adentran en la belleza del Parque Natural de los Altos Pirineos. Tanto cuando vamos a esquiar y ascendemos en los teleféricos como si nos animamos a caminar desde el Pont d’Espagna hacia La Gaube, estaremos rodeados por macizos únicos en el planeta, tales como el legendario y hermoso Vignemale o el imponente Midi d’Osseau. Ambos, protagonistas fundamentales de la Alta Ruta Pirenaica cuyas etapas estoy transitando.

La ruta de las Cascadas, empieza saliendo de la ciudad. Para comenzar, se pasará por los antiguos baños de la Raillère. Se asciende progresivamente por el bosque. El sendero es evidente y cada tanto aparecen paneles explicativos de diferentes sitios de interés.

Se irá pasando por varias cascadas cada una, más impresionante y bonita que la anterior.

El sendero discurre por la margen izquierda del río y al final, puede llegarse en poco más de dos horas hasta el Pont d’Espagne. Un puente de piedra, antiguo, de estilo medieval. Sobre la margen derecha, hay una carretera con el mismo destino que el sendero.

Desde el Pont d’Espagne, a su vez, puede ascenderse por otro sendero hasta la laguna La Gaube. El panorama allí es magnífico. Todo el macizo Vignemale enmarca la laguna y se refleja en sus aguas cristalinas.

El camino desde Pont d’Espagne hasta La Gaube requiere poco más de 1 hora. Existe también una telesilla para subir hasta 15 minutos antes del lago.

Si se quiere seguir aún un poco más, desde La Gaube parten otro senderos que ascienden a algunas de las montañas y refugios pirenaicos.

Broche de oro, patinar sobre hielo

Aprovechando que hay una pista de patinaje y después de una decena y media de años sin patinar sobre hielo, llegué a Cauterets con los patines al hombro.

La pista de hielo de Cauterets está cerca de la Gare. El hielo no es bueno. Es duro y artificial como si fuera de plástico. Incómodo, poco maleable.

El personal de alquiler de patines es amable. Tienen una máquina de afilar y tuvieron las gentileza de afilar un poco las cuchillas de mis patines que llevaban mucho tiempo en el letargo.

Definitivamente, no fue sólo un destino barato de esquí y snowboard sino que, Cauterets, se ha convertido en uno de mis lugares favoritos de Francia. Y eso que, seguramente, aún no lo hemos visto todo.

¡Hasta la vuelta!

Kazán, estación 18 y una de las ciudades más interesantes de Rusia

¿Por qué Kazán resulta ser una de las ciudades más interesantes de Rusia? Sencillamente porque Kazán, es el núcleo donde confluyen el cristianismo y el islamismo en Rusia. Además, Kazán es la capital de la República de Tatarstán, tan rica en recursos como en historia y cultura.

La ciudad deslumbra desde el primer paso. Es una capital limpia y ordenada. En el cielo, los minaretes se disputan el firmamento con las cúpulas doradas de las iglesias ortodoxas y sus colores estridentes.

El paisaje natural y urbano cambian. Los decorados de las fachadas son más exóticos y coloridos, y al caminar por la ciudad o alejarnos un poco, nos encontraremos con amplios espacios verdes a la vera de los ríos Volga y Kazanka o también del lago Kaban.

Recorrido a pie por una de las ciudades más interesantes de Rusia: Kazán

Empezamos nuestro recorrido desde el hotel a pocos pasos de la peatonal Bauman. Esta peatonal está jalonada por comercios y edificios atractivos. En el medio, las fuentes siempre encendidas y esculturas simpáticas en las que podemos interactuar con las obras como si tuvieran vida.

Los músicos callejeros acompañan nuestros pasos con sus canciones y melodías. Es una peatonal concurrida y llena de vida. Sobre ella está la iglesia católica con su alta torre a la que es posible subir para disfrutar de una vista panorámica increíble. Hasta más allá de donde nos da la mirada, se extienden los minaretes de las 75 mezquitas de Kazan o las cúpulas de sus más de 60 iglesias. Tanto brillo y magnificencia nos encandila.

Kazán también cuenta con su propio Kremlin. Está ubicado estratégicamente en la confluencia de los dos ríos. Dentro del Kremlin, una seguidilla de construcciones religiosas y palacios, en cuyo centro destaca la imponente mezquita de Kul Sharif.

Damos una vuelta rodeando todos los edificios del Kremlin y disfrutando desde diferentes ángulos de las vistas del malecón y los enromes parques a la vera del río.

Cerca del Kremlin se encuentra el Museo Nacional de la República de Tatarstan. Recorrerlo, nos hará tener una idea más completa acerca de la historia de los tártaros y la importancia que tuvieron en la evolución de la gran Federación Rusa.

Una de las ciudades más interesantes de Rusia como consideramos a Kazán, cuenta con ámbitos culturales de gran prestigio. Así sus teatros, entre los que podemos mencionar el infaltable Teatro de los Muñecos: Ekiyat, un diseño arquitectónico digno de la tapa de un libro de fantasía. La Filarmónica y muchísimos más espacios de desenvolvimiento artístico para la formación o el disfrute.

La actual campeona olímpica de patinaje artístico sobre hielo, es también tártara y de Kazán: Kamila Valieva. Y en la ciudad existe un estadio mundialista de fútbol.

Por los alrededores del centro

No muy lejos del centro de una de la ciudades más interesantes de Rusia, podemos dar un paseo por la antigua aldea Tugan Avylyn. Podemos ir a pie ya que se encuentra a menos de 2 kilómetros de la peatonal Bauman. Esta pequeña aldea, es una postal en el tiempo. Las casas son de madera, antiguas y con una decoración cuidadosa y tradicional. Como siempre, y a pesar de estar entrando al mes de octubre, las ventanas y los jardines, rezuman tapices floridos.

Tugan Avylym está cerca de las orillas del lago Kaban donde podemos relajarnos y hacer un piq-nic para retomar fuerzas.

Seguidamente podemos visitar el barrio Stara Tatarskaya Sloboda, cuyo nombre viene de Svoboda, libertad, ya que dícese en la historia, que los esclavos del lugar recibieron la libertad al momento de su fundación.

Cómo llegar y salir de Kazán

Por ser una de la ciudades más interesantes de Rusia y merece una obligatoria visita, Kazán está muy bien conectada con el transporte.

Nosotros utilizamos el Aeropuerto. Volamos hasta allí desde Krasnoyarsk y luego desde Kazán hacia Moscú. Esto debido a que ya no teníamos muchos días libres para seguir viajando y necesitábamos regresar a Moscú. Utilizamos las aerolíneas NordStar y Poveda. Ambas de lujo. A horario y con comida.

Kazán no está en la ruta principal del Transiberiano, el cual desde Nizhny Novgorod se va hacia Perm. Sin embargo es imperativo buscar la manera de desviarse de ida o de vuelta hacia Kazán. También es imperativo contar con más de un día para recorrerla. Hay mucho para ver, disfrutar, apreciar, aprender en Kazán. En mi caso, el tiempo, sólo un día, alcanzó para menos de la mitad de la ciudad, así que espero regresar muy pronto.

Krasnoyarsck, estación 17, uno de los mejores lugares de Rusia

En la ruta de regreso del Transiberiano llegamos a esta ciudad sorprendente. Krasnoyarsck se convierte a primera vista en uno de los mejores lugares de Rusia, una ciudad entre ríos y montañas, con tanto bullicioso urbano como oasis de paz.

Llegar y moverse en Krasnoyarsck

Llegamos en tren desde Severobaikalsk, un viaje de más de 24 horas en el que tengo nuevas oportunidades de hablar con la gente y aprender más del pueblo ruso.

Viajamos con una pareja siberiana con quienes comparto historias de vida, hijos, nombres de plantas y flores y texto de Chejov.

A entrar en Krasnoyarsck el tren cruza un puente enorme. El río Yenicei es imponente, dueño y señor del paisaje. La luminosidad descollante de la ciudad se refleja en el agua. Antes de desembarcar del tren, Krasnoyarsck nos ha conquistado. No nos defraudará. Es indefectiblemente uno de los mejores lugares de Rusia.

Desde la estación podemos tomar los tranvías 5, 6 y 7 hasta el centro de la ciudad. Uno sube y luego la cobradora nis dará el boleto por 28 rublos.

Los tranvías van por la concurrida avenida Karla Marxa y regresan por una paralela. Es una ciudad fácil de interpretar y recorrer sin perderse.

Si necesitamos ir a la Terminal de buses, Avtovakzal, en la misma avenida Karla Marxa podemos tomar el autobús 63 entre otros. Estos cuestan 32 rublos y la gente no tiene problemas en ayudar con información.

Como llegamos en tren pero salimos en avión a falta de más días, tuvimos que ir al aeropuerto que está a unos 40 km del centro. También es sencillo. Desde la Terminal de ómnibus, avtovakzal, compramos en ventanilla un boleto para el 202. Cuesta 125 rublos, sale a cada hora en punto y tarda 50 minutos hasta el aeropuerto.

Qué visitar en Krasnoyarsck

El paseo por esta ciudad es variado y ameno. Para ver los edificios más emblemáticos, basta con caminar por la Avenida de la Paz, Ulitsa Mira. En esta avenida se concentran la mayoría de los edificios que no hay que dejar de ver.

Hay parques y conjuntos escultóricos prácticamente en cada esquina. El art nouveau y el art déco se despliegan en fascinantes frentes.

La catedral y en una intersección con Mira, la iglesia de Blagoveshchensk, aparecen de improviso y merecen ser visitadas. El misticismo del interior de la catedral de Krasnoyarsck es encantador. Más acogedor que el interior de otras catedrales.

En cuanto a arquitectura, Krasnoyarsck es uno de los mejores lugares para darse un empacho de estilos. Los edificios art déco y nouveau se codean con sólida arquitectura soviética y sus símbolos históricos perennes en la piedra.

Siempre aparecen memoriales de mármol y placas donde perviven los nombres de los héroes.

Krasnoyarsck es además profusa en cuanto museos y teatros. Hay dos Museos de Arte, un Museo Regional, otro de Literatura, otro de Geología. En cuanto a teatros, además de la Sala Filarmónica, nos encontraremos con un enorme Teatro de Ópera y Ballet y muchos teatros más de comedia y arte dramático sin descartar, en una esquina, la fantástica puerta de ensueño que conduce al escenario de los Muñecos, Teatr Kukol.

Krasnoyarsck, entre la montaña y el río

Más allá de todo este interés urbano, Krasnoyarsck se convierte en uno de los mejores lugares de Rusia porque conjuga la urbanidad con la naturaleza.

Crecer junto a las márgenes del Yenicei, una de las vías navegables con más historia de Rusia, y enmarcada por montañas donde se práctica esquí y otros deportes, engrandecen las posibilidades de esparcimiento, disfrute y de una ciudad como para quedarse a vivir.

Al mismo tiempo, en el medio literal de la metrópoli existe una isla conectada a la ciudad por un largo puente, la isla Taishchet.

En un agradable paseo desde el centro, cruzamos el puente, largo, desde el que hay hermosas vistas.

Todo el recorrido, incluida la isla, consta de senderos peatonales y ciclovías. La gente pasea calmadamente o sale a practicar deporte y respirar aire puro.

Alojarse en Krasnoyarsck

Al tratarse de una ciudad sencilla para recorrer, cualquier alojamiento que se enmarque desde la estación de ferrocarril, siguiendo el trazado de las avenidas Karla Marxa, Mira o Lenina y todas sus perpendiculares, estará bien.

Nosotros encontramos un departamento a través de Ostrovok, por 2250 rublos, y muy bien ubicado cerca de la calle Surikova. Desde allí recorrimos a pie todo aquello que no hay que dejar de ver en uno de los mejores lugares de Rusia, Krasnoyarsck.

Ir al lago Baikal por su extremo norte, Severobaikalsk, parada número 16

Vamos transitando el BAM, Baikal Amur Magistral. Este tren que también se conoce como «el otro Transiberiano» y que constituye una de las mejores maneras de ir al lago Baikal.

El lago Baikal es el más profundo, el más antiguo, uno de los más grandes reservorios de agua dulce del planeta. Para los pueblos que rodean su perímetro de miles de kilómetros y para quienes nos acercamos y más aún nos bañamos en él, el lago Baikal se vuelve santo.

Cómo ir al lago Baikal

Durante este viaje ya hemos visitado este enorme lago desde el sur, desde Irkutsk y desde Listvianka. Además hemos visto al Baikal desde la ventanilla del tren rumbo a Ulan Udé. Sin embargo ahora viene lo mejor, ir al lago Baikal desde su extremo norte. Iremos a Severobaikalsk palabra que significa literalmente el Baikal del norte. Norte: север (sever).

Tomamos el tren desde Komsomolsk na Amur hasta Tynda. En Tynda tenemos una escala de seis horas que aprovechamos para caminar un poco y recorrer el poblado.

Tynda no es muy grande. Sus calles se parecen más a senderos que discurren entre edificaciones perennes de la época soviética. Rodeando los sólidos y austeros bloques de cemento, con encanto detrás de cada ventana, caminamos entre tupidas arboledas desnudas de otoño.

Hay un museo del BAM y una escuela de música. Cerca de la escuela, las farolas han conformado una orquesta.

La estación de Tynda es llamativa. Para ir desde la estación al poblado se cruza un puente peatonal flanqueado por tuberías de gas.

Tren desde Tynda a Severobaikalsk

Este es un viaje largo pero se pasa bien. Hemos comenzado el día 23 por la tarde y llegado a Tynda el 25 en la mañana temprano. Llovía y esperamos a que amaine para salir a recorrer y comprar vituallas. En unas pocos pasos habíamos hecho más amigos que cuadras. Hablamos con todo el mundo, la gente de Tynda resulta ser muy agradable.

Luego de recorrer y comprar volvemos a la estación.

Al tren siguiente suben muchos soldados. Hay movilización. La mayoría de los soldados son demasiado jóvenes, casi niños. Van a enfrentarse con los asesinos a sueldo de Estados Unidos y la OTAN. Ruego que los demonio posean a los nobles corazones rusos durante la batalla. Que combatan sin caer. Será un milagro. El enemigo sólo está preparado para matar. No son humanos. Ni siquiera bestias. Son fascistas.

El viaje para ir al lago Baikal se vuelve tan ameno como preocupante. Quedamos en contacto. Sólo para dentro de dos meses.

El tren sigue el curso del río Nyukzha y más adelante el río Olyokma. El paisaje se llena de montañas todo alrededor. Son las cordilleras Muysky.

Cruzamos el Severomuysky, uno de los túneles ferroviarios más largos del mundo, 15.3 km. Y cuando casi quince minutos después salimos del túnel, el paisaje se ha transformado. Todo está blanco afuera. Los pinos bajo el velo blanco de la nevada. Los durmientes de las vías blancos.

Llegamos a Severobaikalsk el día 26 poco después de mediodía y vamos hacia nuestro acogedor alojamiento: la Casa del Lago.

«Большая Байкальская Тропа», el gran sendero del Baikal

Ir al lago Baikal por la parte norte significa una de las emociones más grandilocuentes de este largo viaje. La magnificencia de la naturaleza puesta de manifiesto en este lugar que presiento es uno de los puntos centrales del planeta.

Mucho de lo que ocurre en el devenir natural del mundo, debe tener su epicentro en el lago Baikal. No puede ser de otra manera. Ningún centro o núcleo puede concebirse fuera de él.

Caminamos por senderos suaves. Entre árboles, matas, pinares, de todos colores. Hay bayas y frutos. Vuelan y cantan los pájaros pequeños. Bajamos hasta la costa. El agua es transparente, pura, bebible, potable. Es fresca pero no fría.

Caminamos sin cesar. Cada paso, cada vista, cada enramada seca o dorada es una invitación a un paso al más allá.

El lago Baikal lo tiene todo. La belleza sin tachas, la pureza. Las montañas, el bosque. La inmensidad. Sólo es posible marchar, si uno piensa en volver.

El lago Baikal es irresistible.

Komsomolsk na Amur, primera parada del BAM, Baikal Amur Magistral

Viajar en tren por Rusia ofece muchas variantes y rutas. El BAM, Baikal Amur Magistral, representa una de las más aventuradas. Se trata de una ruta construida sobre un terreno imposible, a través de cordilleras, en un suelo que permanece helado desde hace siglos y a lo largo de más de 4000 kilómetros.

Viajar en tren BAM es una odisea. El traqueteo es pausado y lento la mayor parte del tiempo. Llegar desde Komsomolsk na Amure a Tynda requiere de dos noches en el tren y para llegar a Seberobaikalsk, un día completo más.

Los muros hablan en Komsomolsk na Amure, primera parada del BAM

Desde Vladivostok viajamos directo y sin escalas a Komsomolsk na Amure. El trayecto regresa sobre sus pasos hasta Jabarovsk. Más adelante deja el distrito de Jabarovsk y se adentra en el Amursky.

El paisaje otoñal se perpetúa en la gama de amarillos a rojos. Abundan los ríos caudalosos y los puentes.

Al llegar a Komsomolsk na Amure nos recibe su sólida y simpática estación. Todo en esta ciudad, desde su nombre a la llegada misma, nos recuerda quiénes fueron los que trabajaron para poblar esta zona de Siberia y traer hasta aquí el tren: los jóvenes comunistas del Komsomolsk.

La mayoría de quienes efectuaron la maravillosa obra de ingeniería contra la adversidad fueron voluntarios. La construcción del ferrocarril demandó más de 50 años, desde 1930 a 1984 y costó 25 mil millones de dólares, 50 veces más que el Transiberiano tradicional que recorre 9822 kilómetros. O sea, más del doble que el BAM.

Qué visitar al viajar en tren a Komsomolsk na Amure

Tras el recibimiento en la estación, con Lenin y una estrella roja en las molduras superiores, podemos caminar hasta la mayoría de las avenidas céntricas.

Abundan parques muy verdes, con bosques frondosos y senderos por los que es muy agradable caminar. Veremos varios monumentos en honor a los trabajadores voluntarios que construyeron el ferrocarril y la ciudad.

La ciudad se extiende por kilómetros y los lugares interesantes para visitar están repartidos. La catedral, por ejemplo, se encuentra a ocho kilómetros de la estación de trenes que está cerca de la zona céntrica y la costa del Amur.

Está bien recorrer ambos sectores. Por un lado cerca de la estación, los parques, el Teatro de Arte Dramático, el Memorial a los combatientes de la Gran Guerra Patria y caminar por el malecón.

Por otro lado, ir en un autobús hasta el Parque Gagarin, el Parque Pobedy y visitar la catedral.

Vladivostok, estación número 14, etapa final del viaje de ida

Vladivostok es una gran ciudad y un ícono del viaje en Transiberiano. Llegar hasta aquí en tren significa haber transitado las vías del ferrocarril más largos del mundo. Algo épico y emocionante para cualquier viajero. Un sueño hecho realidad.

Llegada a Vladivostok, última estación del viaje en Transiberiano

Qué visitar en Vladivostok

En viaje en Transiberiano, cruzaremos infinitos ríos de distinto caudal, y ver y respirar cursos de agua siempre gratifica.

Vladivostok se destaca por estar rodeado de aguas y, llegar al océano tras más de nueve mil kilómetros de tren, es una bendición.

Estamos en las costas Pacíficas del Mar del Este y en una ciudad que se desparrama sobres las extensiones de tierra que liberan los golfos de Amursky y el Ussurisky. Ambos a su vez dan lugar a irregulares bahías, penínsulas y cabos.

En el sector céntrico de la costa, nos encontraremos con museos navales, fortalezas, Memoriales y depósitos históricos sobre todo de elementos de la tradición marina de Vladivostok. Pasaremos por monumentos, plazas y parques. Algunos, entre frondosas arboledas, resultan un oasis al ruidoso caos de las concurridas avenidas.
Sin embargo estas avenidas son también de paseo obligatorio. Flanqueadas de solemnes palacios. Art nouveau y art déco se dan cita y descollan entre edificios clásicos y sólidas construcciones soviéticas. Uno junto al otro. Un festival de arquitectura a lo largo de las avenidas Okeansky y Aleutskaya y todas las transversales.

A medida que avanzamos por la costa o una u otra avenida, aparecerá el gigante puente blanco llamado el Puente Dorado y que cruza hacia la zona del Cuerno de Oro.

Pasaremos dos imponentes catedrales ortodoxas, una de reciente construcción y pasaremos también por el arco de triunfo erigido en honor a Nicolás I. Además veremos la capilla de San Miguel Arcángel y sobre el otro lado de las avenidas, subiendo desde el mar, el contraste de una iglesia luterana de ladrillo con cúpula verde.

El terreno sobre el que se explaya la ciudad de Vladivostok no es plano. Es una ciudad trazada sobre barrancos con un montón de desniveles y calles que suben y bajan todo el tiempo. Una buena oportunidad para estirar las piernas tras innumerables horas de viaje en Transiberiano.

Cómo desandar el camino de regreso a Moscú

Para desandar el camino y enriquecer aún más nuestro viaje en Transiberiano, elegimos el BAM, Baikal Amur Magistral.

Este tren fue conocido como el proyecto de siglo. Su construcción fue un desafío a las leyes naturales y un verdadero milagro de la ingeniería soviética ya que el BAM transita terrenos que permanecen helados durante la mayor parte del año.

Si nuestro viaje en Transiberiano se jacta de ser un recorrido épico, lograr llegar a Moscú por el norte-norte del Baikal, será además de otro sueño, una hazaña.

Jabarovsk, una de las más bellas ciudades del Transiberiano, décimotercera parada

Llegamos a la anteúltima parada de nuestro tren, la parada número trece y resulta ser una de las más lindas ciudades de Siberia que hemos visitado.

Si bien esta zona se delimita dentro de lo que se llama el «Lejano Oriente Ruso», se considera dentro de Siberia y Jabarovsk es la metrópoli con muchos habitantes más fría del mundo. Aunque a nuestro paso otoñal, el clima aún está templado.

Qué ver en Jabarovsk

Llegamos en domingo y con sol. Las plazas, bulevares y el malecón, están repletos de gente paseando. Familias enteras salen en bicicleta o en patines. Otros caminan o toman sol en la playa de arena sobre el imponente río Amur.

Hay puestos de helados, alquiler de coches a batería para niños, muchas personas de todas las edades en patinete y muchos turistas rusos visitando las bellezas de las ciudades del Transiberiano, Jabarovsk en este caso.

Las vistas no dan tregua. Todo es precioso. Por un lado tenemos el río Amur con todo su enorme caudal y sus remansos lejanos entre islotes de juntos. Las naves y barcos se aprovechan de las ventajosas aguas y una hilera de pescadores espera su pique pacientemente contra los barandales del malecón.

Por el otro lado, las construcciones palaciegas de la parte alta de la ciudad, nos invitan a subir por escaleras señoriales a visitar las catedrales y los monumentos.

Hay dos catedrales, la de las cúpulas azules es la de la Asunción y más allá, la de las cúpulas doradas, la de la Transfiguración.

En cuanto subimos a ver una de ellas, no hay más remedio que zigzaguear y perderse entre calles y avenidas concurridas siguiendo otras torres.

Llegamos a los museos. Construcciones sublimes y una exposición de Magritte en el Museo de Arte del Lejano Oriente. La casa de los oficiales y las ciclópeas columnas que se multiplican en el Museo de Arqueología mientras se escapa una sinfonía para orquesta completa de la sala de conciertos que está enfrente.

Cerca de allí, subiendo sin propuesta definida, terminamos en un mirador desde donde nos conquista el panorama del Amur enmarcado por una de las ciudades del Transiberiano más atractiva.

Al volver a bajar hacia el río, nos encontramos con la Casa de los Pioneros rodeada de parques con significativas esculturas.

Dónde alojarse en Jabarovsk

Dos propuestas para quedarse en la anteúltima de las ciudades del Transiberiano. Una es cerca del malecón y la otra cerca del bulevar Amursky bajando desde la estación.

El bulevar Amursky corta la ciudad desde la estación de trenes hasta la costa. Es un bulevar ancho. Una seguidilla de parques llenos de árboles y flores. Caminar por allí hasta el río es un paseo.

Algunos vendedores de setas o pinturas artísticas flanquean los senderos. Llegando a la costa, son los músicos callejeros de merecida calidad, los que acompañan nuestros pasos.

Nosotros nos quedamos en un bonito departamento a más o menos un kilómetro de la estación y poco más del malecón.

Encontramos el alojamiento en Ostrovok donde se puede reservar sin tarjeta de crédito. Está bien ubicado, en Amursky 46, junto a un hotel, sobre un supermercado y enfrente de los parques del bulevar. La anfitriona Verónica es un encanto y en rl departamento, colorido y romántico, no falta nada.

Llegar a una de las ciudades del Transiberiano más sorprendentes

Llegamos en tren Rocciya con escala previa en Belogorsk. Desde Belogorsk son poco más de doce horas.

Al llegar a la estación de Jabarovsk, un hermoso edificio cuya salida está jalonada de fuentes y jardines, ya nos da una impagable primera impresión.

Agarramos el bulevar y bajamos hacia el 46. Los números están desordenados pero la recepcionista del hotel llama por teléfono gentilmente a nuestra anfitriona quien en diez minutos entra al hotel a recogernos.

Desde nuestra dirección podemos llegar caminando hacia todos los puntos importantes de la ciudad.

Blagoveshchensk, en la frontera china, parada 12

Ir a China no está en nuestros planes, sin embargo China está ahí. A un río de nosotros.

La ciudad china de Heihe está separada de la rusa Blagoveshchensk por el río Amur.

El Amur es uno de los ríos más largos del mundo, con casi 5000 kilómetros de longitud. Nace en los Montes Khentiique, desemboca en el mar de Ojotsk, y sirve de frontera en parte de su recorrido a Rusia y China.

Cómo ir a China desde Rusia

Desde la ciudad de Blagoveshchensk se puede ir a China en barcos. Hay cruceros, ferries, lanchas. El caudaloso Amur no es extremadamente ancho.

La ciudad china de Heihe está al alcance de nuestras miradas, claramente y el cruce toma menos de media hora.

Cómo llegar a Blagoveshchensk

Blagoveshchensk no está en la ruta principal del Transiberiano. Para llegar aquí habrá que hacer una escala.

Tomando el tren en Chita se puede hacer la escala en Skovirodino, a una noche de Blagoveshchensk o llegar hasta Belogorsk a tan sólo dos horas de la frontera.

Los tramos de tren son en el Lejano Oriente Ruso más largos. Cada viaje en tren nos demanda ahora un promedio de veinte horas.

Qué ver en Blagoveshchensk

La ciudad es muy movida. Ha crecido mucho en todas direcciones y las avenidas y construcciones modernas no están provistas de mucho encanto. Se nota que son simplemente funcionales al gran movimiento comercial y demográfico del lugar.

La parte bonita del recorrido es desde la Avenida Lenin (Ulitsa Lenina) hasta el malecón.

Caminando por Lenin llegaremos por un lado a la Catedral y por el otro a los palacios zaristas hoy restaurados y convertidos en salones o edificios públicos.

Al atardecer el malecón se llena de música y baile. Grupos de danzas de todas las edades, abuelos incluso, bailan danzas típicas. Otros grupos, estudiantes, desfilan y cantan con banderas y pancartas.

Cuando cae la tarde y se encienden las luces de ambas costas, disfrutaremos de un colorido espectáculo chino sin ir a China.

Dónde alojarse

Al ser una ciudad tan desparramada es importante considerar un alojamiento cerca del centro y el malecón.

Para ir a China desde Blagoveshchensk hay alojamientos por todas partes. Algunos a varios kilómetros de la costa.

El centro gira en torno a la Plaza Pobedy donde también se encuentran los edificios zaristas y hermosos parques y plazas recargados de luces y esculturas.

Nosotros nos quedamos en el hotel Onnegin que está bien ubicado. Es limpio y las camas, muy cómodas.

Viajar a Siberia y visitar Chita, estación número 11 del Transiberiano

Chita es una antigua ciudad, fundada como tal a mediados del siglo XVII. Una ciudad con una historia particular que merece conocerse al viajar a Siberia. Este enclave no carece de cierto misterio.

Supo ser la capital de su propia república independiente, y más tarde fue también la capital de la República del Lejano Oriente. Sin embargo, al caminar por Chita, uno siente que pasea por un pueblo grande y bullicioso, con calles de tierra que cortan las largas avenidas asfaltadas y edificios sólidos que denotan un pasado importante.

Sobre todo, al viajar a Siberia y visitar Chita, nos percataremos de su evidente tradición y cultura militar.

Cómo llegar a Chita

Chita está en la ruta principal del Transiberiano. Se puede tomar un tren directamente desde Ulan Udé. Es un tramo de unas diez a doce horas que es mejor hacer de noche.

En la mañana llegamos a Chita y lo que impresiona primero es la enorme iglesia ortodoxa enfrente de la estación. De color celeste y con exuberantes cúpulas doradas.

La estación de Chita no es demasiado grande y el movimiento es fluido. Es importante sacar boletos para el próximo viaje ya que, a partir de este punto las distancias son muy amplias. Tramos de más de veinte horas y no hay trenes saliendo todo el tiempo para cubrir tal amplitud.

Dónde dormir en Chita

Escogimos un mini-hotel muy cómodo, tan cerca de la estación como del centro. Se llama Dekabrista, título que se va a reiterar en varios puntos al viajar a Siberia ya que fue el último baluarte de los renuentes «decembristas».

El mini-hotel está bien. Tiene una cocina equipada completa, las camas son cómodas y el personal es amable. También dispone de lavadora y secadora gratis.

Qué visitar en Chita

Dos huellas del pasado de Chita se imprimen en sus calles y edificios. La huella decembrista contrasta con la soviética. Por un lado nos encandilarán los enormes edificios soviéticos, las plazas amplias por las que los paseantes parecemos hormigas. Por otro lado descubriremos las casas de madera mimetizada con la corteza de los árboles que se explayan salvajemente en las veredas.

Además de la Catedral Kazansky ubicada frente a la estación, al viajar a Siberia nos tomaremos con iglesias más pequeñas, muchas de madera como la del Arcángel Miguel en Chita. Asimismo en esta localidad perduran todavía varias construcciones de madera, entre ellas el kiosco central de un parque de madera con tallado de ebanistería. Sobreviven mansiones decembristas y casas seculares aún habitadas.

En toda la ciudad resalta el espíritu militar. En la «Casa de Oficiales», enorme edificio amarillo y blanco con estatuas doradas, se exponen tanques de todas las épocas y,a menos de tres kilómetros de la ciudad hay un extenso predio memorial por la Gran Guerra Patria. Al mismo tiempo allí funciona una escuela militar.

Algo que nos llamó la atención gratamente en Chita es la presencia esporádica de bibliotecas callejeras y más aún, la constante afluencia de lectores intercambiando libros.

También tuvimos oportunidad de presenciar los ensayos de grupos de música y baile con participantes de todas las edades preparándose para una fiesta patria.

Lugares de Siberia: Ulan Udé, décima parada de nuestro tren

Pensar en lugares de Siberia, remitirá a nuestra imaginación la postal de una estepa blanca y desolada. Esa era también mi idea antes de llegar aquí.

Nada más gracioso que abrigarme de buzo y campera de corderito antes de bajar del tren en Ulan Udé para chocarme en la multitud con mongoles de pantalón corto y ojotas. Y yo… sudando la gota gorda.

Ulan Udé, uno de los lugares de Siberia más exóticos

Apenas bajar del tren y que nuestra mirada se encuentre solamente con ojos rasgados y pómulos salientes nos parará ante una disyuntiva: estamos en Rusia?

Los pobladores de Ulan Udé son de la etnia buriata. Estamos en la República Buriata perteneciente a la Federación Rusa.

Los buriatos, a simple vista, parecen mongoles, sin embargo el sentimiento ruso e incluso soviético en esta zona se acentúa. Su nacionalismo se evidencia en los símbolos de las calles y los nombres de las avenidas al igual que en cada minuto de conversación que entablamos con ellos.

Son tan rusos como no dejan de ser buriatos. Hablan los dos idiomas cotidianamente. Existen los periódicos y los programas de radio y tv tanto en ruso como en buriato y también las bibliotecas tienen tantos volúmenes en una lengua como en la otra.

El sentimiento cosmopolita de los rusos todos es tan amplio y generoso como enorme es todo lo que construyen. Sin embargo, el viajero occidental que llega hasta estos lugares de Siberia, en algún momento tendrá la sensación de estar en otro lado.

El trayecto a Ulan Udé, uno de los más bellos

Este tramo del Transiberiano es uno de los más bonitos. Tiene que hacerse en un tren diurno. Es un paseo, una excursión por la costa del Baikal y una visita a los pueblos de interior y soberbios lugares de Siberia.

Saliendo de Irkutsk en la mañana, antes del mediodía, tendremos tiempo y luz para no cansarnos de observar el paisaje por las ventanillas.

Primero veremos el lago Baikal. Temprano en la mañana suele estar cubierto de bruma y resplandor. Una se desespera al no poder sacar en una foto la línea del horizonte. El lago y el cielo se muestran como una masa fofa y celeste tirando a gris. Los árboles se burlan de esa monotonía desplegando sin vergüenza las ramas amarillas y rojas.

Más adelante y a medida que sube el sol, el lago se despeja y brilla en toda su profundidad azul. No podemos dejar de mirar. La costa con bahías y penínsulas delgadas, las auténticas casas de las pequeñas ciudades de Siberia interior.

Cuando creíste que ya lo habías visto todo y que era hora de leer un rato en el tren, por la ventana opuesta, aparecen las montañas.

Los montes Jamar Daban se imponen recortando el cielo en agudos picos.

El arrullo de las olas del lago queda atrás; y más aldeas, más árboles amarillos. Y naranjas. Y rojos.

Donde alojarse en Ulan Udé?

Nos alojamos en el hotel Orda. Es un hotel bonito y accesible hacia y desde el centro de la ciudad. También está cerca de la estación. Incluye desayuno y la ecuación calidad/precio da buen resultado.

El personal de Orda es buriato y mongol. Son personas muy amables, Erdzena, Galia, Svieta. Además tienen un restaurante con platos tradicionales y la decoración del edificio es casi como recorrer un museo mongol.

Qué ver en la ciudad y un poco más allá

La ciudad de Ulan Udé es uno de los lugares de Siberia que merece una visita por su idoneidad exclusiva. El centro, por ejemplo, posee la escultura de la cabeza de Lenin más grande que existe. La vida ciudadana gira alrededor.

El centro es luminoso, amplias aceras y plazas llenas de flores y fuentes.

Hay edificios sólidos clásicos, soviéticos y modernos.

Visitams la catedral, los teatros y los parques y luego nos alejamos un poco más allá para recorrer el datsan.

El datsan Ivolginsk, Ulan Udé

Visitar un datsan o varios de ellos constituyen lugares de Siberia escenciale durante un viaje a esta región.

El datsan Ivolginsk es un templo o mejor dicho, una serie de templos, que fueron construidos por Stalin en agradecimiento a los buriatos que combatieron al fascismo durante la Gran Guerra Patria.

Para llegar al datsan se sale desde la plaza Pioner. A esta plaza donde hay un mercado se puede ir a pie desde el centro o bien en la combi número 30. Los chóferes son muy amables y lo explican todo. En ruso.

Desde Pioner tomamos el minibús 130 hasta una ciudad sin encanto que se llama Ivolgi. El minibús nos deja en la ruta. Hasta aquí cuesta 58 rublos.

Luego se puede seguir a pie o tomar otro minibús por 30 rublos que va directo al datsan.

La recorrida de los templos se hace en sentido de las agujas del reloj. Vamos haciendo girar los rodillos de oración y entrando en los edificios coloridos habitados por Budas de diferentes tamaños, Ganesh y otras personificaciones.

La mayoría de los visitantes son fieles budistas y es importante respetar sus rezos y rituales tal como no dar la espalda a los altares.

En esta datsan durante setenta años estuvo enterrado un lama cuyo cuerpo, al ser exhumado, estaba en posición buda y en perfecto estado. Su cabello sigue creciendo desde hace más de un siglo.